5

El éxito es fruto de tu trabajo

El éxito es fruto de tu trabajo

Las personas de mi entorno más cercano saben a ciencia cierta a que se ha debido este parón de casi diez meses de inactividad bloguera y no ha sido otro motivo que no tener tiempo. Bien cierto es que todo el mundo tiene tiempo. Algunos lo aprovechan, otros lo gastan, otros lo viven y hay quienes incluso lo atesoran.

No existe ninguna persona que no tenga tiempo, incluso los traductores cuyos gestores de proyectos les piden unas traducciones que eran para ayer tienen tiempo para hacerlas. Sólo existen prioridades en nuestra percepción del tiempo ya que siempre uno puede sacar tiempo para hacer aquello que desea y si bien esto es cierto, lo único de lo que tenía ganas cuando tenía tiempo era de descansar.

El motivo del parón de la actividad bloguera se debe precisamente a esa lista de prioridades subjetivas. Desde que acudí al ENETI en Córdoba del 2012 no he parado.  Allí pude desvirtualizar y conocer a profesionales como la copa de un pino como Oliver Carreira (@ollicarreira), Xosé Castro (@xosecastro), Eugenia Arrés (@earres) o Carla Botella (@cbtrad) y los que sé a ciencia cierta que van a serlo: Carlos Gutiérrez (@cggtrad), Vicent Torres (@Vicent_Torres), Sandra Álvarez (@salvareztrad), María Tatay (@MTatay)  o @Pcsl autor del blog traxmunRai Rizo (@rairizo), Nathalie Fernández (@nath_trad) sé que queríais y os prometí una crónica del ENETI pero no os la pude dar, espero que esta entrada os guste.

En todo este tiempo de aparente inactividad en el que el blog parecía estar dando sus últimos coletazos de vida, he tenido la oportunidad de acudir a diferentes eventos y otros saraos, donde he conocido a personas maravillosas que no han parado de darme palabras de ánimo (y de soportarme) mientras desarrollaba toda la actividad frenética relacionada con el mundo de la traducción. Gracias de corazón a todos porque a veces me he llegado a ver desbordado y sin vuestra ayuda sé que se habría hecho aún más cuesta arriba. Mención especial se merece Carla porque sin tu consejo lo más seguro es que ahora mismo me encontraría a muchas millas de España. Traducir es fruto de tu trabajo y si quieres trabajar puedes remediarlo.

yo he visto...

 “Yo… he visto cosas que vosotros no creeríais…” (cita a Blade Runner obligatoria)

Si bien empecé este blog como válvula de escape y como aliciente para involucrarme de pleno en la lectura casi obligatoria de los blogs y cuentas de twitter de los traductores 2.0 mientras compaginaba los estudios de traducción, debo confesar que a medida que más leía sus experiencias personales y consejos más ganas tenía de saltar a la piscina sin preocuparme por la ejecución de la técnica. Y así lo hice. Lo importante era el mero hecho de saltar sin importar si me tiraba en bomba, me pegaba un planchazo o era capaz de hacer un doble y medio adelante con doble tirabuzón y entrada perfecta. Muchas veces lo podrás leer y lo podrás escuchar de boca de tus compañeros, profesores o traductores, no tengas miedo, salta. No tengas miedo de si el agua está fría o caliente, no busques excusas donde no las hay, las calles de la piscina son lo suficientemente anchas como para nadar tranquilamente sin que tengas que preocuparte del número de traductores ni de las tarifas de fulano o mengano. Una vez dentro del agua disfruta el momento porque hay trabajo para todos.

Todo estudiante de traducción debería interesarse en los blogs de traducción y usar Twitter como una herramienta más de trabajo

Como comentaba hace un par de días con un gran amigo y al que recomiendo que leas, vas a llegar muy lejos Ismael Pardo (@Ismael_Pardo), cada uno sabe su economía, sus cuentas y su situación personal. Si te llegan los recibos para pagar del banco y sólo te salen traducciones en las que los más sibaritas se tirarían de los pelos al trabajar por debajo de los 0,04 EUR (la mayoría de las veces verás ofertas por 0.015 USD/palabra en el mercado internacional), no es cuestión de que te invada esa sensación de culpabilidad como si estuvieras cometiendo un crimen atroz. Simplemente no te ha llegado la oportunidad de encontrar esa rara avis que sabe valorar el trabajo de un buen traductor y profesional. Completamente de acuerdo con la frase que Ismael me dijo en la conversación que tuvimos, la diferencia entre un buen traductor y uno malo radica en el amor propio.

Indudablemente tienes que saber valorarte, clientes hay muchos, muchos más que bañistas en la piscina por lo que no debes incurrir en la dinámica de reducir las tarifas con tal de llevarte el gato al agua (no peanuts!). Ama tu profesión, tu trabajo y dignifica aquello que haces, no te condenes a entregas ajustadas, tarifas irrisorias e invocaciones  ulteriores a San Jerónimo para que obre un milagro por obra y gracia de su espíritu santo. Cuando vas a por el pan, el panadero no te rebaja su precio por mucho que acudas diariamente a su negocio. Incluso puedes intentar convencerle de que es una relación a “largo plazo” y que sólo por ese motivo ya eres merecedor de dicha rebaja. Su respuesta como la tuya cuando te veas ante esa misma situación debe ser la misma: NO. Sabes lo que te cuesta e implica sacar cada palabra al ritmo inequívoco del repiqueteo del teclado en tu jornada laboral. Si ese cliente para el que trabajas no aprecia ni tu trabajo ni tus tarifas pues otro y a capear como buenamente se pueda los recibos. No desistas ni te agobies, los buenos clientes existen, son reales, y al final harán acto de presencia mucho antes de que se te presente en persona el mismísimo San Jerónimo.

En traducción eres tu propio jefe y por tanto debes buscar el equilibrio de tu propia rentabilidad. El tiempo es dinero, oirás por activa y por pasiva. Tu subconsciente te repetirá una y otra vez, traduce. Si te gustaba trasnochar, traduciendo pasará más noches en vela que cuando salías de marcha. Caerás en las redes de la procrastinación por lo que deberás decidir si vas a aceptar encargos los cuales los mires por donde los mires y les des las vueltas que quieras o te montes las cábalas que te quieras montar son técnicamente imposibles de sacarles renta positiva. Un claro ejemplo es el de un gestor de proyectos que me mandó un correo a las cuatro de la mañana (hora peninsular) para traducir 30.000 palabras en 24 horas por menos de 0,008 USD/palabra y traducción humana. ¡Eh! El gestor esgrimía a capa y espada que te suponía ganar 240 dólares en menos de un día y eso era mucho según él. Yo esa noche decidí cerrar el chiringuito, dejar de hacerme elucubraciones mentales y me fui con una sonrisa a la cama pensando en la anécdota del día.

Por otra parte, hace un par de semanas tuve que realizar una traducción directa del inglés sobre lo que aparentaba ser el contenido de una página web de cine ya que en el artículo se hablaba de la etapa de Amenábar desde Tésis, su primer largometraje, pasando por Abre los ojos , Los otros y rematando el artículo con Mar adentro en la que Amenábar ganó 14 Goyas y el Óscar a la mejor película de habla no inglesa en el 2004. ¿Aún te extrañas de que ganemos siempre en el Trivial? La cuestión es que el artículo me impacto no por la dificultad a la hora de realizar la traducción sino porque contaba que ese estudiante de ciencias de la información de la Complutense de Madrid y que había estado trabajando durante los veranos previos a acceder a la universidad para poder comprarse una cámara no se conformó al ver que la carrera no era lo que esperaba y antes que resignarse y seguir la corriente decidió estudiar por su cuenta aquello que no le ofertaba la universidad. Seguro que Amenábar te debe sonar algo más que nuestro amigo mengano que es traductor y que se baña plácidamente en la piscina, pues mengano para bañarse plácidamente en la piscina ha tenido que trabajar primero. Trabajando duro y sabiendo tus metas puedes conseguir aquello que te propongas pues al final realizando un buen trabajo y demostrando lo buen profesional que eres se te presentarán las oportunidades y lo más importante, los buenos clientes.

Si eres estudiante y quieres traducir, traduce, pasa a limpio los textos que has visto en clase, crea tus memorias de traducción, redacta el CV, la carta de motivación, hazte una cuenta en twitter, hazte una cuenta de correo profesional, lee blogs, zambúllete en la lectura de aquello que te gusta: l10n, i10n… y de lo que no te gusta: contabilidad, maquetación, marketing… Si realmente te gusta traducir, no esperes al último curso para lanzarte a la piscina. Puedes vivir y aprovechar el tiempo. Siempre es mejor hacer algo que no hacer nada. Como se suele decir, un papel no implica que seas o no seas traductor. Por eso aprovecha el tiempo y tira de Google. Tienes 23.400.000 oportunidades al alcance de tu mano para empezar a traducir en España. Aún dirás que la cosa está mal en España por el tema de la crisis pero ¿no has estudiado idiomas? Salta al mercado internacional que para algo estudias traducción y tienes la oportunidad de hacerlo. De la misma forma que tú contratarías a un extranjero para hacer una traducción inversa, en el caso de darse dicha situación, las empresas buscarán nativos para traducir su documentación al español y ahí es donde entramos en juego.

Tienes 23.400.000 oportunidades al alcance de tu mano para empezar a traducir en España.

La cifra de los más de veinte millones de posibles ofertas puede llegar a abrumar e incluso provocar que hagas la cuenta la lechera en base a los años que te quedan por delante de carrera y de si vas a hacer o no un máster para posponer ese momento. Sin embargo, al igual que tienes que tomar la determinación de saltar a la piscina, sin importar si lo haces con la nariz tapada por miedo a que te entre agua por la nariz, es algo con lo que deberás enfrentarte antes o después y que sólo corresponde a ti decidir. Claro está que no entramos a trapo con las valoraciones subjetivas de verse capacitado o preparado. Cumple la máxima de revisar minuciosamente la traducción antes de entregársela al cliente y de pedir una muestra del texto a traducir o el archivo final con el que se debe trabajar antes de dar un presupuesto y todo irá sobre ruedas (esto no te librará de encontrarte un término con el que tengas que batallar más de lo normal). Si aún así piensas que tu traducción no es todo lo correcta pídele a un compañero o a un revisor que la corrija. ¿Cómo no sabes a quién pedir un cable? Tranquilo, te ofrezco la mejor solución disponible a tu alcance: twitter.

Además, por si esto fuera poco, cuentas con la oportunidad maravillosa de empezar a traducir al tiempo que puedes contar con la ayuda de todo el cuerpo docente de tu universidad y de toda la comunidad de traductores 2.0. Por cierto, Amenábar consiguió el sueño que tenía desde pequeño ¿Quieres cumplir tu sueño de traducir? Ya lo sabes, el éxito es fruto de tu trabajo.

Escrito por: Jairo Lara

Comments 5

  1. Una entrada estupenda. Ojalá yo lo hubiese tenido tan claro mientras estudiaba. Desde luego, con esa actitud y una adecuada aptitud, llegarás (y todo el que quiera) muy alto.

    Un saludo,

    Inés

    1. Hola Inés, me alegra que te haya gustado la entrada. Totalmente de acuerdo con tu comentario, con la actitud y la aptitud adecuada se puede alcanzar cualquier meta que te propongas por mucho que te digan no (y mira que los traductores cuando empezamos nos damos de bruces constantemente).

  2. Una entrada muy inspiradora que da ánimos para continuar moviéndose y buscar un futuro profesional en aquello que amamos. A veces pasamos por momentos duros en los que parece que nada sale pero estoy de acuerdo contigo en que el éxito siempre es fruto de nuestro trabajo. Lo importante es luchar por aquello que queremos y seguro que un día se convierte en realidad :)
    Un saludo,

    Rocío

    1. Hola Rocío, me alegra muchísimo que te haya dado fuerzas y ánimos para seguir trabajando en aquello que quieres. Gracias a tu comentario me estoy acordando de una charla que tuve con un amigo. Mi amigo es fotógrafo y siempre me dice que las mejores fotos no las hacen las mejores cámaras sino que las hacen los sueños más fuertes. Por eso hay que seguir los sueños sean los que sean… no importa, pero hay que seguirlos. Tenemos que creer en aquello que hacemos y que queremos hacer. Luego la gente de fuera podrá opinar (como siempre :P) pero que cada uno viva su vida. Tú estás luchando por tu sueño y cuando menos te lo esperes gracias al trabajo se convertirá en realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 1 =